miércoles, 28 de noviembre de 2012

Viñeta: De murciégalos y tiriposas.

Bueno, esta viñeta la escribí hace mucho, es perteneciente a la serie De papás y ma-papás, probablemente haga más fics en relación a esta historia, todas son parte del mismo universo, pero también pueden ser leídas por separado.

El título no está mal escrito, lol. Se agradecen los comentarios.

Título: De murciégalos y tiriposas.

Autora: Kasomicu

Advertencia: Twincest.

Resumen: La pequeña Emma no sabe decir correctamente ciertas palabras. Tom piensa que su hija tendrá ese problema de por vida. Bill cree que es un exagerado.

Disclaimer: Las personas reales se pertenecen a sí misma, la serie De papás y ma-papás me pertenece a mí, así como también Emma, que es un personaje original. No se busca ofender a nadie con esto.




—Repite conmigo. Mur.

—Mur.

—Cie.

—Cie.

—La.

—La.

—Go.

—Go.

—Ahora todo junto ‘murciélago’ —instó.

—Murciégalo —dijo la pequeña. Tom resopló y se frotó la frente, su hija le miró con ojos curiosos.

—No, no, murciélago, no murciégalo —explicó Tom por enésima vez.

—Murciégalo —repitió. Tom suspiró.

—Ok, vamos de nuevo. Repite conmigo mur.

—Mur… ¡papi Bill! —chilló Emma al ver al rubio llegar con las manos llenas de bolsas.

Bill dejó las cosas en el suelo y fue a cargar a su hija. —Hola, mi amor, ¿cómo estás? ¿El gruñón de papi Tom te está molestando de nuevo con las ‘tiriposas’? —preguntó haciendo alusión a la otra palabra que su hija aún no aprendía a decir correctamente; Bill se lo tomaba con gracia, a diferencia de Tom, que en su paranoia creía que su primogénita tendría algún problema del habla de por vida.

—Nop, ahora es con los murciégalos —respondió la menor.

—Uhum, malo papi Tom, papi Bill tendrá que darte algunas lecciones por andar torturando a la pequeña, eh —soltó Bill mientras le guiñaba un ojo a su hermano. Tom rodó los suyos y se cruzó de brazos.

—Detesto cuando hacen eso, ponerse como si fuesen un bando en mi contra. Tú eres el adulto, deberías estar de mi parte, en serio he pensado en llevarla a algún especialista porque no es normal, Bill —masculló con la expresión llena de preocupación. Bill bufó.

—Estás siendo exagerado, nosotros también tuvimos nuestros problemas de pequeños para hablar. Recuerdo que no podías pronunciar bien la ‘r’ y siempre te hacía cantar por molestarte sobre ello —mencionó Bill mientras su hija le pedía que la bajase, él hizo caso y ella se dirigió hacia las bolsas—. No creo que sea buena idea llevarla a un médico, psicólogo o algo así, es una enana todavía —tomó a Tom por las mejillas y le dio un corto beso en los labios—. Si persiste lo haremos, ¿ok?

—Te tomaré la palabra —musitó Tom mirándole acusatoriamente.

—Está bien, mami —molestó Bill. Tom le dio un manotazo—. Ouch, no comencemos con la agresividad, al menos no delante de la bebé —soltó con voz insinuante, Tom le dio otro manotazo.

—Déjate de tonterías y muéstrame qué fue lo que compraste. —Tom ayudó a Emma que intentaba abrir una de las bolsas sin conseguirlo y luego sacó el conjunto de ropa que era para Emma—. Wow, es hermoso.

—¿Es para mí, papi? —preguntó la pequeña con ojos centellantes. Bill asintió sonriente—, y tiene muchas tiriposas, papi —agregó.

—Mariposas, cariño, se dice ma-ri-po-sas no tiriposas —corrigió Tom.

—Sí, eso, mari…posas.

—Lo dijo bien, ¿lo dijo bien, no? ¿Lo dijo bien, no Bill? —cuestionó emocionado Tom mientras se cubría la boca.

—Sí, Tomi, lo dijo bien. —Ambos cargaron a su primogénita y Tom la llenó de besos.

—Papiiii —masculló la pequeña fastidiada al estar siendo apretada por sus progenitores.

—Te dije que no tenía nada raro, ¿ves? —murmuró Bill.

Tom asintió sin salir de su estado eufórico.

—¿Por qué se ponen así, papis?

—Repítelo, Emma. Di mariposas otra vez.

—Mariposas —repitió logrando que el agarre de Tom se hiciera más fuerte.

—Creo que a este paso la vamos a asfixiar —bromeó Bill. Tom dejó de apretujar a su hija para tomarla por debajo de sus brazos y alzarla a la altura de su rostro.

—Ahora di murciélago —pidió Tom mirando fijamente a esos ojos idénticos a los suyos.

—Murciégalo —dijo Emma.

La sonrisa de Tom decayó.

—Bueno, avanzamos de a pocos, ¿no? —mencionó Bill.

—Sí, al menos solo es una sola palabra la que queda por corregir —masculló Tom mientras bajaba a Emma.

—¿Después puedo probarme mi nuevo vestido, papis? Digan que sí cues —pidió la menor haciendo que Bill pusiera cara de afligido y Tom de sorprendido.

—¿Cues? ¿Ahora dice ‘cues’ en vez de ‘pues’? —musitó alarmado Tom.

Los ojos almendrados de Emma estaban extrañados.

—Sí, mi amor, te vas a probar ese vestido después —farfulló Bill.





8 comentarios:

  1. Ahahahahah -rueda por el piso- esa Emma y ese Tom tan exagerado xD Me encantó! Por cierto, ¿dónde puedo leer los otros de esta serie? Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Ahí Emma me recuerda cuando yo tenia 6 años y no podía decir Murciélago xD decia murciégalo XDDDD
    Ahí que lindura*-* y Tom toda una madre desesperada porque su nena no pueda pronunciar bien e_e
    Me gustó *w* esta muy linda:3
    aunque mi pregunta es...¿Dónde puedo conseguir los otros de esta serie? me interesa xD y mucho :D
    Saludos~

    ResponderEliminar
  3. Ternura!!! :'3
    Si yo llegara a tener hijos (en un universo paralelo xD) sería como Tom si mis hij@s no pudieran decir bien una palabra, soy así de perfeccionista con las palabras xD, lo heredé de mi madre LOL.

    Fue muy lindo imaginarme toda la escena, el corazón se me endulzó xD

    Besitos! <3

    ResponderEliminar
  4. qué? lo de ella no es nada, yo decía hasta los 12 creo desorororante, porque no podía decir desodorante y ¿qué? AAAAAAAAMO A ESTA FAMILIA <3
    Melissa

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, pues yo tambien pronunciaba mal algunas palabras. Me encanta esta familia, Bill y Tom son tan tiernos los amo. Ahora que se que esto tiene otros shots los buscaré :v

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, pues yo tambien pronunciaba mal algunas palabras. Me encanta esta familia, Bill y Tom son tan tiernos los amo. Ahora que se que esto tiene otros shots los buscaré :v

    ResponderEliminar